Navidad 2017

Carta Circular del Superior General

   

La Familia de Nazaret

 

A Todos los Miembros de la Familiade San Juan de Dios

 

Mis queridos Hermanos, Colaboradores, Voluntarios yamigos:

 

Cercanala Navidad quiero enviaros mi felicitación y mis mejores deseos de salud y depaz a toda la Familia Hospitaliaria de San Juan de Dios en todo el mundo. Diosrenueva su compromiso de luz y esperanza con todos los seres humanos,encarnándose en el seno de la Vírgen María y naciendo en una familia humildeque le acogió con profunda fe y hospitalidad.

 

Losevangelistas Mateo y sobre todo Lucas nos cuentan los hechos que conocemossobre el nacimiento de Jesús y acerca de su Familia que viajó desde Nazaret aBelén, donde nació su hijo primogénito, y lo hizo en condiciones muy humildes.Así quiso Dios hacerse hombre, irrumpir en el mundo, desde abajo,identificándose con los más pobres y necesitados, compartiendo la debilidad,para devolver a todos la dignidad y la esperanza.

 

La Familia de Nazaret. La mayor parte de la vida de Jesús la pasó en Nazaret,junto a sus padres. María y José recibieron la noticia de la venida de su hijode forma sorprendente, pero abiertos a Dios, aceptaron su plan y el lugar queles correspondía. Ciertamente no tenemos mucha información. Pero podemos decir queJesús nació y vivió en el seno de una familia sencilla, en la que María y suesposo lo acogieron, lo amaron, lo educaron en los diversos ámbitos de la vida,incluido el religioso, y le dieron el soporte que todo hijo necesita paracrecer adecuadamente. La Familia de Nazaret es un modelo y un ejemplo paratodas las familias, pero sin idealizaciones. Seguramente sus padres tuvieronmomentos en los que les costó entender a su hijo y cómo es lógico pensar,pasarían las dificultades propias de cualquier familia.

 

Quierorecordar en esta Navidad a todas las familias del mundo y en concreto a la decada uno de nosotros. A todas las invito a mirar a la Familia de Nazaret, sinidealizaciones, con realismo, con fe y sobre todo con amor verdadero, el quepone siempre delante al otro, al hijo, al esposo, a la esposa. Que sabenafrontar los momentos difíciles anclados en ese amor, que están abiertos a lavida, especialmente a cuidar, educar y amar a los hijos con su ejemplo ytestimonio, que es lo que verdaderamente educa. Gracias a todas las familiasque así intentan vivir cada día, incluso en medio de situaciones complicadas yde sufrimiento producido por cualquier tipo de causa.

 

 

Con pena vemos frecuentemente que muchas familias serompen, sufren y viven disfuncionalmente, no siempre por culpa suya, sino enocasiones también porque la sociedad no les ayuda a afrontar los problemas quese les presentan, sobre todo en este difícil momento histórico que vivimos,caracterizado por una fuerte crisis económica y de valores. Para ellas también tiene un mensaje la Familia deNazaret. No fue fácil para ella. Sabemos que no hay recetas ni consejosmágicos. Pero también les invito a mirar a la Sagrada Familia con la fe y elcorazón, para descubrir su esencia, que es el amor y la misericordia que nostrae el Niño Dios, su hijo.

 

Enesta Navidad deseo hacer una mención especial a nuestra Familia Hospitalaria deSan Juan de Dios, para la cual también la Familia de Nazaret es un espejo en elque mirarnos y un ejemplo a seguir. Convocados por el carisma y la misión de lahospitalidad de San Juan de Dios, somos llamados como María y José a acoger alNiño Dios que quiere nacer en cada uno de nosotros y en cada una de nuestrasObras para dar luz y esperanza a los enfermos y a los que sufren. Este es elplan de Dios para nuestra Familia. Esta es la aportación que la Iglesia y elmundo espera de nosotros. Gracias a todos por vuestro empeño y por hacerposible que la buena nueva que nos trae la Navidad, se refleje cada día en lavida de nuestra Orden y de nuestra Familia Hospitalaria.

   

A los enfermos y a las personas que son asistidas ennuestros Centros y a sus familiares, les hago llegar mi cercanía y les animo amirar siempre a la Familia de Nazaret, en la que encontrarán la fuerza paraconfiar plenamente en Dios, como hicieron María y José.

 

Deseopara todos, Hermanos, Colaboradores, Voluntarios, Bienhechores y amigos de laOrden, enfermos y asistidos en nuestros Centros, unas felices fiestas deNavidad y un próspero año nuevo 2018. Igualmente para todas vuestras familias.Para todos los Hermanos y Colaboradores que estos días estaréis junto a losenfermos y a las personas asistidas también elDía de Navidad, mi más sincero agradecimiento y felicitación. 

   

¡Ennombre de toda la Familia Hospitalaria de San Juan de Dios de la Curia General,Hermanos y Colaboradores, os deseo a todos una Feliz Navidad llena de Hospitalidad!

 

 

 

Hno. Jesús Etayo

Superior General 



 

Copyright © 2018 Fatebenefratelli